El Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC)

El trastorno obsesivo compulsivo es uno de los trastornos psicológicos que más podemos escuchar, pero, sin embargo, hay un enorme desconocimiento, no solo a cerca de lo que es, sino que nos encontramos falsos mitos alrededor de él.

Por un lado, vamos a explicar a grandes rasgos en que consiste. El paciente TOC tiene una serie de pensamientos negativos y repetitivos que provocan un enorme malestar al paciente, estos pensamientos pueden versar sobre diferentes temas, la limpieza, la muerte, el sexo, asimismo pueden tratarse de pensamientos sobre uno mismo o sobre personas de nuestro alrededor.

Por otro lado, el paciente puede tener una serie de compulsiones, no todos los pacientes las tienen. Esas compulsiones tienen como tema el mismo que las obsesiones, por ejemplo, si el pensamiento obsesivo es la limpieza, la compulsión puede consistir en lavarse las manos 10 veces seguidas o darse algún tipo de producto desinfectante muy a menudo. Otro ejemplo puede ser el pensamiento obsesivo de la seguridad, cuya compulsión puede consistir en comprobar si hemos cerrado la puerta 8 veces antes de irnos de casas. No solo hay una compulsión, sino que la persona puede tener diferentes ritos que necesita hacer para poder encontrarse tranquilo.

Estas compulsiones existen como una manera que tiene la persona de relajarse y mantener alejados sus pensamientos.

El hecho de que como hemos dicho, haya mucho desconocimiento a cerca del tema, hace que las personas tengan ideas equivocadas a cerca de estar enfermedad y los pacientes que la padecen.

Uno de los mitos más extendidos es que las personas con manías son personas con TOC o que seguro que lo padecerán en el futuro.

Lo cierto es que eso no es verdad, hay muchas personas que tienen ciertas manías o costumbres, pero eso no es un trastorno compulsivo y por lo tanto no tienen que ser tratadas ni eliminadas.

Es importante también que tengamos en cuenta que las personas que tienen estos trastornos sufren, son conscientes de que tienen un problema importante y que sus obsesiones o compulsiones no son “normales” y por tanto ven la necesidad de acabar con ellas.

Igualmente hay mucha gente que piensa que no hay tratamiento, pero eso no es así, tenemos en la actualidad tratamientos muy efectivos tanto a nivel psicológico como farmacológico. Lo mejor en la mayoría de los casos es poder combinar ambos tratamientos.

Lo verdaderamente importante para los pacientes con TOC, es sentirse comprendidos por sus seres queridos, ya que en ocasiones sienten rechazo o se creen el bicho raro dentro de su familia o su grupo de amigos.

Si tienes un familiar o amigo con TOC debes de tratar de ponerte en su lugar, y para ello es fundamental que tengas información adecuada acerca del trastorno y sobre todo que trates con naturalidad el tema, de esa manera serás su mayor apoyo