He querido empezar así este artículo porque es bien sabido de la existencia de los mitos y prejuicios que existen sobre la salud mental. De manera, que me centraré en algunos aspectos que puedan estar influyendo en que tengamos esos mitos.

En primer lugar, nos planteamos la siguiente pregunta ¿por qué “trastorno” y no enfermedad”?
La palabra enfermedad viene heredada del modelo biomédico, donde la salud es ausencia de enfermedad, por lo tanto, el mundo nos repartiríamos entre sanos y enfermos. Pero, ¿qué ocurre en el ámbito de lo mental? Ocurre que en psicología se utiliza el modelo biopsicosocial donde la salud y la enfermedad forman parte de un continuo, donde los límites entre ambas a veces son difusos. Este modelo plantea una serie de variables para el desarrollo y mantenimiento de los trastornos mentales: variables biológicas, psicológicas y sociales. La transición de un modelo biomédico a un modelo biopsicosocial es un proceso gradual, que cambie nuestra forma de pensar, que se incluya tanto al observador como a lo observado. Pues bien, entender la salud mental desde este modelo hace que comprendamos muchos de los comportamientos que ocurren en un trastorno mental, y nos lleva a tener menos prejuicios. Si entendemos que personas que TIENEN trastorno mental pueden tener períodos donde no se manifieste y por tanto puedan llevar una vida medianamente normal, como cualquier persona, también entenderemos que pueden tener períodos donde si se manifieste el trastorno. Podremos dejar de tener pensamientos del tipo: “pues si llevabas unas semanas muy bien, ¿por qué ahora no?” a lo que puede conllevar “pues si no vas a estar estable, ¿cómo vas a poder mantener un trabajo” pero ¿quién está estable emocionalmente hablando?.

En segundo lugar, ¿qué diferencia hay entre “ser” y “tener?
Hoy en día es habitual referirse a las personas que tienen trastorno mental como: “es un enfermo mental”, “es bipolar”, “es esquizofrénico”. Es curioso como el SER deja a un lado el TENER. Una persona no es bipolar, si no que ha sido diagnosticada con trastorno bipolar, pero es que además es persona. El problema radica cuando encasillamos a una persona dentro de un patrón de comportamiento (por ejemplo: es bipolar), ya que asumimos que esta persona se tiene que comportar de una determinada manera, tiene que sentir de esta forma y por tanto no de otra. Y cuando realizamos esto, estamos creando fronteras invisibles, pero al fin y al cabo fronteras, donde estamos estableciendo límites y los estamos estigmatizando y cerrando el círculo. Goethe tiene una frase que resume todo lo anterior: Trata a un hombre tal y como es, y seguirá siendo lo que es; trátalo como puede y debe ser, y se convertirá en lo que puede y debe ser.

Pero además de lo comentado anteriormente, hay más variables que influyen en nuestro comportamiento. A continuación, me voy a centrar en tres. Las dos primeras son las películas y series realizadas sobre personas que tienen trastorno mental. La parte positiva de todas ellas es que nos acercan a un mundo que para muchas personas es desconocido y nos puede servir para tener un mayor conocimiento del campo de la salud mental. Pero, por otro lado, no se nos puede olvidar que son historias adaptadas con algunos aspectos inventados, que muchas veces poco se asemeja a la realidad. Por último, tenemos los medios de comunicación que realzan la noticia cuando quien ha cometido el delito es una persona con trastorno mental. Pero a día de hoy, ya se ha desmentido este mito (o al menos se intenta), donde hay estudios que han demostrado que cuando una persona diagnosticada con trastorno mental ha cometido un delito, este delito no está relacionado con su trastorno.

Para finalizar, me gustaría terminar con la siguiente frase de Alex Rovira, escritor y divulgador:

Imaginad que fuéramos capaces de hacer una mirada apreciativa sin prejuicios, que fuéramos capaces de concentrarnos en las bondades y las virtudes, sin perder el pensamiento crítico, por supuesto.
Si nos pudiéramos liberar de falsas creencias sobre nosotros mismos, de prejuicios sobre el otro y de proyecciones, que es lo que el otro piensa que yo pienso sobre él, estaríamos algo más cerca de algo fundamental, que es la realidad.

 

Mª Pilar Cáceres Pachón
Psicóloga / Directora Técnica
Centro de Rehabilitación e Inserción Laboral
FEAFES-Salud Mental Cáceres

Hace un mes me incorporé al equipo de FEAFES Cáceres Salud Mental, me llamo Pilar Cáceres Pachón,y soy graduada en psicología por la Universidad de Huelva en 2015.

Posteriormente, me especialicé en investigación en trastornos mentales, además de habilitarme como psicóloga general sanitaria. He desarrollado mi carrera profesional en la participación de proyectos para la elaboración de una batería neuropsicológica para la evaluación de la función ejecutiva en pacientes con patología dual.

Actualmente, trabajo como psicóloga y directora técnica del Centro de Rehabilitación e Inserción Laboral en FEAFES-Salud mental Cáceres.

Desde FEAFES Salud Mental Cáceres llevamos un tiempo organizando con mucha ilusión, la Celebración del 20 Aniversario del Centro de Integración Social, a través del el evento ¡Mueve tu mente! Será el 22 Noviembre del 2019 de 09:30 a 20:00, con una inscripción simbólica de 1 Kilo de comida para el Banco de Alimentos.

¡Mueve tu Mente! consta de dos partes: Jornadas de Barreras Invisibles y Convivencia a través del movimiento, para generar un espacio abierto a la sociedad. Tiene como finalidad: “Favorecer la inclusión social de las de personas con diagnóstico de salud mental y discapacidad, a través de la información, las redes sociales y el movimiento”. A continuación os especificamos cada una de las partes:

JORNADAS DE BARRERAS INVISIBLES: Será de 09:30 a 14:00, en la Sala Clavellinas (C/ de Clavellinas). La programación será la siguiente:

  • 09:30: Inscripción.
  • 10:00 Inauguración.
  • 10:30 Barreras Invisibles: Representantes de diferentes Asociaciones de personas con Discapacidad, hablarán de los mitos y prejuicios falsos de la sociedad hacia estos colectivos. Contaremos con las ponencias de:
    • Asociación de Personas Sordas
    • Divertea
    • Cocemfe
    • FEAFES Salud Mental Cáceres.
  • 12:00 Descanso.
  • 12:30: CIS: Pasado, Presente y Futuro: Personas que forman parte del Centro de Integración Social, expondrán la evolución de nuestro centro. Para acabar como dice el refrán “De buen nacido es ser agradecido”, será el momento en el que el Centro de Integración Social quiere reconocer la colaboración de algunas personas y entidades durante estos años.

CONVIVENCIA A TRAVÉS DEL MOVIMIENTO: Cambiaremos de instalaciones y nos desplazaremos al Centro Cívico de la Mejostilla (C/ Arsenio Gallego Hernández, 6) de 15:30 a 20:00. Una convivencia abierta a toda la sociedad, con la colaboración de diferentes profesionales de baile y de la actividad física. La programación que podremos disfrutar es:

  • 15:30 Recepción.
  • 16:00 Clase de Flamenco, gracias a la Escuela de Baile Mara Palacios.
  • 17:00 Clase de Folclore, impartida por la Asociación Cacereña de Folklore el Redoble.
  • 18:00 Danza Urbana; pasos actuales que nos los enseñará Ana Bravo García (@anita_bg98)
  • 19:00 Bachata, finalizamos con ritmos latinos.

Muchas Gracias por toda vuestra atención, esperamos que decidáis uniros a ¡Mueve tu mente! y celebrar con nosotros el 20 Aniversario del Centro de Integración Social de FEAFES Salud Mental Cáceres.

La inscripción es hasta el 21 de Noviembre 2019 y podéis hacerlo en: admin@feafescaceres.com; teléfono: 927 213 952.

Parece mentira, pero desde hace 12 meses, os mantenemos informados de todas nuestras actividades y os mostramos nuestro mundo a través de las redes sociales. Al igual que el año pasado, este 26 de octubre, participamos en las jornadas de convivencia de Diputación Inclusiva, la Cuarta edición, organizada por Diputación de Cáceres.

En esta ocasión pudimos conocer Moraleja, nuestra alumna en prácticas Sara Mostazo nos cuenta que: “al llegar tuvimos una acogida y guía muy especial donde a través de risas nos llevaron a la zona de stands y actividades. Aunque los stands de asociaciones estaban muy juntos, fue una oportunidad que nos permitió conocer mejor a las demás asociaciones”.

Sara M. era la primera vez que acudía con nosotros/as, al igual que algunas de las personas de nuestra asociación, como por ejemplo Pilar Cáceres, Psicóloga del Centro de Rehabilitación Laboral (CRL), quién piensa de esta experiencia que: “solo tengo palabras buenas de agradecimiento para los organizadores. Disfrutamos de un día maravilloso donde pudimos convivir con más personas y compartir actividades, a la par que crear nuevos lazos.” Sin duda para nosotros Diputación Inclusiva es un evento de Convivencia, diversión y unión.

Una Convivencia entre más de 500 personas de diferentes puntos de la provincia de Cáceres, pero también entre todas las personas que participamos desde FEAFES Salud Mental Cáceres. Ya que como nos explica Gloria Benítez, equipo de administración y voluntaria: “Esta experiencia nos permite, sobre todo, conocernos fuera del ámbito laboral, disfrutar con ellos haciendo actividades y ver cómo se desenvuelven fuera de su entorno habitual. Cobra especial importancia la relación con otras asociaciones, intercambiando ideas y compartiendo vivencias, todas maravillosas, porque cuando trabajas en el mundo social el corazón se te hace un poquito más grande.”

Por otro lado, la diversión va de la mano del conjunto de diversas actividades principalmente deportivas (futbolín humano, tiro con arco…) pero la que más gustó a Juani, Julia y Juanma personas que iban desde el Centro de Integración Social (CIS), coincidiendo todos ellos en que el mejor momento de todos fue la charanga, donde disfrutaron bailando y cantando. Este año quisimos formar parte activa de este día, y después de varios días de organización y trabajo de las personas que conforman nuestra asociación y profesionales, llegó el momento de la Oca de las emociones, en los cuales pudimos jugar con el dado gigante que elaboramos para la ocasión. “Adaptamos la oca a gran tamaño, para hacer un juego de mesa accesible para un evento deportivo de estas características” nos cuenta Fernando Pérez, Terapeuta Ocupacional del Centro de Residencial de Rehabilitación. “La Oca de las emociones es una dinámica que nos gusta mucho realizar para la educación emocional, ya que nos permite trabajar nuestro vocabulario emocional y analizar situaciones y comportamientos de cada una de las emociones”, nos explica Gemma Gómez, Educadora Social del Centro de Integración Social.

Y la unión sobre todo entre las asociaciones de personas con discapacidad que favorezcan la cooperación y el trabajo en red de la provincia de Cáceres. Esta unión se hizo más visible en la comida donde todos los participantes comimos juntos, siendo uno de los momentos del día más esperado por algunos de nuestros usuarios del centro residencial.
Sin embargo, María Sánchez, monitora del CIS y del CRL, señala que no debemos olvidar la importancia que tienen este tipo de jornadas para retroalimentarnos de otras asociaciones mirando siempre el beneficio para los usuarios. Pero sin duda, fue una experiencia enriquecedora tanto a nivel personal como profesionalmente.

Cuando finalizó el día todo el grupo coincidimos que estábamos cansados debido a todas las emociones vividas durante todo el día. En resumen, y en palabras de Ángel Moreno, administración: “Diputación Inclusiva es un evento en que se reúnen personas de los distintos colectivos con capacidades distintas en un ambiente lúdico y con un ambiente muy agradable, en el que se crean relaciones y contactos entre las distintas asociaciones y personas.

Desde FEAFES-Cáceres estaremos encantados de volver a participar otro año más en las V jornadas de Diputación Inclusiva.

Es sabido que las tecnologías nos ofrecen ventajas con respecto a nuestro día a día. Con un solo clic podemos tener miles de productos a nuestra disposición sin movernos del sitio, y también podemos estar en contacto frecuente con amigos y/o familiares que se encuentran lejos de nosotros. Sin embargo, el problema radica tanto en el tiempo como en el uso que podemos hacer de nuestros teléfonos y ordenadores, por ejemplo, a lo largo de un día. ¿Pero dónde está el límite? ¿En qué punto establecemos el uso responsable frente al abuso? Quizás sería recomendable empezar a considerar la adicción a las pantallas como un trastorno mental y establecer criterios diagnósticos para su detección y posterior rehabilitación.

No obstante, llevamos un ritmo de vida donde los más pequeños de la casa aprenden a edades muy tempranas a manejar estos aparatos, y donde los límites del uso de éstos son difusos. El desarrollo evolutivo de los niños se ve afectado ya que el cerebro necesita interactuar constantemente con su entorno. La deprivación de estímulos sensoriales puede provocar déficits a nivel social, emocional y sobre todo retraso en la adquisición de habilidades más complejas como puede ser el lenguaje.

Por otro lado, y realizando un salto a la adolescencia, la no limitación del uso de móviles conlleva consecuencias a nivel de autocuidado (comer, dormir, etc), a nivel de relaciones sociales, y a nivel psicológico, como es la capacidad de frustración. Los adolescentes aprender a vivir en un mundo donde pueden realizar aquello que deseen y si no les gusta, pueden borrar y empezar de nuevo (como en un juego). Pero la vida real no funciona bajo estas directrices y nos encontramos a personas que no saben gestionar las emociones que sienten cuando algo no les sale como quieren.

Las consecuencias del abuso de las tecnologías han llegado a tal nivel que en estados unidos se abrió en 2009 la primera clínica de desintoxicación, donde ofrecen ayuda a personas que quieren aprender a gestionar el uso de los móviles y ordenadores. Vivimos en un mundo donde se pueden obtener cosas muy rápidamente y con muy poco esfuerzo gracias, en parte, a las tecnologías. Pero esto a su vez nos plantea una cuestión: ¿es real este mundo que hemos creado?

Mª Pilar Cáceres Pachón
Psicóloga / Directora Técnica
Centro de Rehabilitación e Inserción Laboral
FEAFES-Salud Mental Cáceres

…y los psiquiatras, a pesar ser un tema habitual en nuestro quehacer diario, lo sabemos. A nivel social es la muerte fantasma… muertes que no abren cabeceras en los telediarios, ni titulares en los periódicos… fallecimientos anónimos sobre los que pasamos de puntillas, muertes sin campañas sensibilizadoras, sin discusiones en los foros políticos… donde se estigmatiza a la familia y se crea un halo de silencio alrededor. Afortunadamente algo ha empezado a cambiar, no solo a nivel sanitario, sino a nivel social.., porque el suicidio es un tema que nos atañe a todos como sociedad, como grupo cultural.

Hasta hace escasos años, se miraba hacia otro lado cuando alguien en su pueblo, en su ciudad, en su entorno social se quitaba la vida… Las familias eran señaladas y se convertían en las segundas víctimas. Ya era hora de que se empezara a abordar claramente un problema de salud pública que deja tanto dolor y tantas víctimas colaterales.

No voy a hablar de estadísticas, no voy a dar datos que todos conocemos y que se repiten incesantemente en los medios de comunicación y en los foros de salud mental. Me gustaría plantear este artículo desde el punto de vista de la prevención.

Un solo suicidio ya es un fracaso social, pero la realidad arroja cifras estremecedoras. Cuando alguien decide quitarse la vida es porque el entramado político-social-sanitario ha fallado. Afortunadamente los profesionales sanitarios, fuera del entorno de la salud mental, están empezando a sensibilizarse y considerar hablar con los pacientes, no solo de temas clínicos, sino también de temas emocionales. Hay que abordar el tema del suicidio con la misma naturalidad con la que hablamos de gripe, psoriasis o de una cardiopatía.

El Observatorio de Suicidio desmonta mitos:
-”Quien se suicida quiere matarse”. Falso. Quien se quita la vida solo quiere dejar de sufrir.
-”Quien lo hace no lo dice y quien lo dice no lo hace”. Falso. Muchos suicidios están precedidos por señales de alarma que cualquier sanitario o educador tiene el deber y la obligación de detectar.

En ninguna facultad de Medicina ni de Psicología el suicidio es materia principal de estudio, no se estudia en la Universidad, no hay campañas estatales al respecto, no existen programas sanitarios específicos, no se educa a la población, en general, y a los adolescentes en particular, en el bienestar psicológico y emocional…. .. ¡Estamos hablando de 10 vidas al día en nuestro país!

España sigue sin un plan de prevención, sin campañas estatales o autonómicas que abarque a ámbitos sanitarios, educativos y sociales. Programas que involucren a familiares, educadores, sanitarios y agentes sociales. Es necesario difundir información para disminuir el estigma asociado al suicidio así como la importancia del bienestar psicológico y emocional. Han empezado a aparecer tímidos programas en algunas Comunidades Autónomas, donde se involucra al sector sanitario de forma prioritaria, pero.. ¿y el político?, ¿ y el social?

Si en España las muertes por suicidio duplican a los fallecidos en accidentes de tráfico, ¿por qué no existe financiación para un tema tan grave de Salud Pública? Si la OMS lo señala como un problema de salud de primer orden y recomienda que debe ser un objetivo prioritario mundial.¿ Por qué el Ministerio de Sanidad de nuestro país no incluye un programa orientado a la prevención? ¿Por qué los profesionales de la Salud Mental pensamos que nuestro sistema sanitario debería dar más importancia a las enfermedades mentales? ¿Por qué en las políticas sanitarias estatales y autonómicas no existe financiación específica para la prevención del suicidio cuando sabemos que es la primera causa de muerte no natural en España desde hace más de 12 años, y que ha aumentado de forma alarmante entre la población entre 15 y 29 años?

La Depresión no es un estado de tristeza, es una enfermedad, y como tal, tiene tratamiento. La desesperanza que presentan los pacientes que se quitan la vida es algo temporal, aunque en determinados momentos no lo sientan así. Y por último señalar que tenemos un sistema sanitario público en el que existen profesionales preparados para abordar las ideas suicidas, recuperar la funcionalidad del paciente y que la desesperanza que experimentan sea algo efímero.

 

Julia García White.
Psiquiatra
Coordinadora de Salud Mental del Área de Cáceres.

Sergio González de Zárate, Ingeniero Informático

Hace ya bastantes años, un problema desconocido llegaría a mi vida para desestabilizarla por completo. No sabía qué era aquello que me sucedía, pero un conjunto desconocido y excesivo de síntomas me acompañarían en aquel presente, nadie la había buscado, pero me acababa de encontrar frente a frente a la ansiedad.

Me costaría tiempo, sudor y muchas lágrimas, aceptarla. Y duro sería el proceso no solo para convivir junto a ella sino sobre todo para conseguir superarla…

Pero de aquella etapa, de aquella lucha por superar aquel duelo que la vida había puesto ante mí, descubriría lecciones y herramientas que harían de mí una persona mucho más fuerte y consciente. Me había convertido en alguien que se conocía mucho mejor, entendiendo por conocerse reconocer las debilidades, pero también las fortalezas, y sobre todo usar todo cuanto estaba en mí para conseguir hacer de mi vida, esa que siempre me habría gustado vivir.

De este modo, tras superar aquella primera y complicada ansiedad, me convertiría en alguien capaz de luchar por sus sueños. Algunos de estos ya los conocía y pronto conseguiría hacer realidad, otros los iría creando sobre la marcha, y entre ellos daría a luz un libro, un manual que me habría ayudado a reconocer antes aquel problema que puso en jaque mi vida, un libro que titulé el fin de la ansiedad, intentando ayudar a muchas personas a reconocer que todo aquello que necesitan para superar la ansiedad, lo han tenido siempre dentro de ellos mismos.

Ha pasado el tiempo, tiempo en el que el fin de la ansiedad se ha convertido en una referencia en la que muchas personas encuentran apoyo y consuelo, y sobre todo algo de luz, ante este complicado trastorno que es la ansiedad.

En este artículo intentaré resumir algunas de las respuestas a las preguntas más comunes entre todos aquellos que sufren o han sufrido ansiedad, obteniendo estas necesidades a través de mis propias redes sociales, en las que más de 50000 personas colaboran para compartir su propia experiencia y descubrir apoyo, consuelo, y muchas más personas que pueden ayudarles a entender como la ansiedad, y sus odiosos síntomas, son algo mucho más común de lo que, todos aquellos que la sufrimos, podemos pensar.

Empezamos:

¿Qué es la ansiedad?

La ansiedad es, básicamente, un sistema de defensa del que disponemos todos los seres humanos, un mecanismo que ha ayudado a que la especie humana haya sobrevivido.

Se da cuando, ante un peligro real o una situación vital, nuestro organismo reacciona para prepararnos para la lucha o huida, las acciones que conseguirán mantenernos a salvo o a llevar a cabo esa tarea o acción que sentimos indispensable para nuestra existencia.

La ansiedad como trastorno, o esa ansiedad a la que mi libro y muchos otros se refiere, se considera a ese estado de ansiedad en el que nuestro organismo permanece alterado considerando que existe una amenaza que realmente no existe, una falsa alarma que se mantiene en el tiempo y condiciona aspectos tan ordinarios y poco peligrosos como puede ser, salir a la calle, coger un ascensor, o entrar en un lugar lleno de gente.

¿Cómo es posible reconocer la ansiedad y descartar otras enfermedades?

La ansiedad o mejor dicho, el trastorno de ansiedad, supone la existencia de un gran conjunto de manifestaciones, tan variadas que pueden agruparse en distintos grupos. Síntomas físicos (sudoración, taquicardia, hiperventilación, etc…), psicológicos (inquietud, sensación de amenaza, rumiación de pensamientos, temor a la muerte…), de conducta (hipervigilancia, bloqueos, torpeza, etc…) , sociales (irritabilidad, ensimismamiento, temor excesivo a conflictos, etc…) e intelectuales o cognitivos (dificultades de atención o concentración, susceptibilidad, etc…).

El mejor modo que conozco para reconocerla es admitir que no existe ninguna otra enfermedad que engloba tantos y tan variados síntomas como los que aquí se indican y nosotros sentimos, comprender que el problema se intensifica si nos centramos en sus síntomas y aceptar que en ninguna otra patología (ni mental ni física), el miedo nos avisa de ello.

La ansiedad y sus síntomas te mantendrán alerta y preocupado, intentando engañarte o haciendo que crezca tu hipocondría. En muchos momentos creerás estar padeciendo algo distinto, pero todo esto no será sino otra señal de la única realidad: no padeces otra cosa que ansiedad.

¿Qué tipos de trastornos de ansiedad existen?

Existen varios tipos de trastornos de ansiedad, en muchos de los cuáles, por su dificultad (no confundir con peligro), puede ser más que conveniente buscar ayuda profesional.

Las fobias específicas (a la muerte, enfermedad, objetos, animales, etc…) es el más común de los tipos de ansiedad. También existe el trastorno de ansiedad generalizada, el TOC (trastorno obsesivo compulsivo), la fobia social, el trastorno de pánico, el trastorno de estrés postraumático y la agorafobia.

¿Los ansiolíticos pueden eliminar la ansiedad?

Los ansiolíticos pueden reducir algunos de sus síntomas y hacer la convivencia más fácil, pero cuidado, jamás solucionarán el problema por sí mismos.

Deben ser utilizados bajo prescripción médica tanto para su dosis como para su consumo, ya que generan dependencia y tolerancia (la misma dosis cada vez tiene menos efectos) y es recomendable no dejarlos drásticamente para no sufrir complicaciones o ataques de pánico .

¿Cuál sería el primer paso para combatirla?

Aceptarla y aprender a convivir con ella.

Si no la aceptamos estaremos dando palos de ciego y cualquier paso que demos no lo estaremos dando en la justa dirección, acrecentando tanto el problema como su solución.

Una vez aceptada nos tocará responsabilizarnos no solo de nosotros mismos sino también de nuestra mejora, y no hay mejor manera de comenzar nuestra propia terapia que aprendiendo a convivir con los síntomas de la ansiedad (que no desaparecerán de la noche a la mañana), e intentando regularlos, gestionando con ello el modo en que reaccionamos ante todas aquellas situaciones que nos provocan ansiedad.

¿Es recomendable la ayuda psicológica y la medicación? 

En muchos casos, sobre todo dependiendo del tipo de ansiedad y del tiempo que llevemos conviviendo con ella, sí, totalmente aconsejable.

Si sufrimos de TOC, agorafobia o crisis de pánico frecuentes, es fácil entender que nuestra cabeza mantiene ideas limitantes u obsesivas que no son nada fáciles de tratar o reducir, es por ello que en todos estos casos en los que la ansiedad limita en gran medida nuestra vida, no hay mejor ayuda que buscar ayuda, haciendo del camino uno mucho más fácil y agradable, dejándonos aconsejar por personas que comprenden mejor no solo el trastorno sino también los métodos más adecuados para nuestro caso.

En muchos de estos casos, la terapia psicológica suele venir acompañada de medicación, ya sea de ansiolíticos para reducir algunos de los síntomas y ataques de pánico, como de antidepresivos muy adecuados para tratar fobias o trastornos obsesivos.

Y sacado de uno de los consejos del libro el fin de la ansiedad ¿Qué significa que todo lo que necesito está dentro de mí?

Creo que cualquier persona que ha afrontado y superado un trastorno de ansiedad, puede estar conmigo en que una de las grandes lecciones que sacas de este complicado período junto a la ansiedad, es que tanto la terapia como las herramientas que realmente nos hacen salir de este complicado trastorno, parten del interior de cada persona.

Nada va a cambiar si uno no cambia, una verdad que nos demuestra que cualquier camino que nos toque por recorrer, deberá partir de nuestros propios pies.

La ansiedad es uno de estos caminos, un trastorno que no deja lugar a otra respuesta diferente a nuestra propia acción. De nada servirá inflarse a pastillas o postergar esa necesidad de cambio, por tanto cuanto antes nos pongamos manos a la obra mucho antes superaremos el problema y mejor conseguiremos convivir con el problema.

Y durante ese trabajo personal que conseguirá sacar una mejor versión de nosotros mismos, deberemos aprender a convivir con esos horribles síntomas que nos acompañan en el camino, haciendo que busquemos una mejora física y mental, que no solo nos haga sentir más fuerte físicamente, sino sobre todo mentalmente, cambiando el modo en que observamos el problema, y así empezando a ver algo de luz ante tanta oscuridad.

Como no me cansaré de repetir tanto en el libro como a todo aquel que busca un apoyo o consejo para combatir la ansiedad. Llegará el momento en que deberás decidir responsabilizarte de tu vida y tu felicidad, un momento que puede empezar ahora mismo, por eso sonríe y empieza a sentir el cambio, ha llegado el momento de que pases a la acción.

No se puede ni se debe culpar al sistema sanitario de que problemas como la ansiedad se hayan convertido hoy en día en una verdadera epidemia.

Sería totalmente imposible poder atender como se debe a cada una de las personas que sufre un trastorno mental, por ello, más importante que poder dedicar un profesional a cada una de las personas con ansiedad, sería recetar más libros y menos medicamentos.

Dar más y mejor información a las personas para poder comprender qué es la ansiedad y cómo funciona, ayudándoles a comprender que es dentro de sí mismos donde pueden encontrar su mejor medicina.

El libro puedes adquirirlo aquí > Libro El Fin de la Ansiedad

Llega septiembre y desde Feafes Salud Mental Cáceres continuamos concienciando a las personas que no hay salud sin salud mental, este mes hablaremos sobre la importancia de la familia en la Salud Mental.

Con frecuencia hemos escuchado lo importante que es la familia para cada uno de nosotros, casi siempre tomamos decisiones importantes en función del concepto de familia, pues este concepto lo hemos aprendimos desde que éramos niños, niñas y fuimos construyendo a lo largo de la vida.

Existen momentos críticos para la familia, por ejemplo, la separación de una pareja quienes como fundadores de ésta al separarse pueden dejar a los hijos la sensación que todo ha terminado y que ellos correrán graves peligros porque sus progenitores ya no están juntos.

Ese detalle nos da un claro ejemplo de cómo tendemos a distorsionar la real importancia de la familia en nuestras vidas, una familia no se fundamenta en un hogar “casa” con todos sus miembros dentro, una familia es mucho más que eso, el rol que juega en la sociedad y para cada uno de nosotros es fundamental debido a que es el medio natural e idóneo en el que nos desarrollamos constantemente como personas.

La familia cumple con tres funciones básicas para el sano desarrollo de cada uno de sus miembros: protección, cuidado y brindar afecto.

A pesar de los cambios culturales, sociales y la revolución de la información que hemos experimentado en los últimos tiempos, la familia continúa siendo lo más importante para la adecuada salud mental de las personas.

El Facebook, Twiter, Youtube y otros medios interactivos no han llegado a reemplazar un abrazo cálido, una conversación amena o la guía parental y el establecimiento de metas en familia.

El regocijo de compartir los buenos y malos momentos en el hogar es algo que últimamente estamos dejando de lado, desconectándonos de nuestros seres queridos. Este alejamiento tiene varias explicaciones, empieza con el tráfico terrible que se vive en diferentes ciudades, por las excesivas horas de trabajo, las jornadas de estudio, etc.

Al ir alejándonos de nuestra familia, nos volvemos proclives a enfermedades o dificultades en nuestra salud mental. La importancia de la familia es algo atemporal y será el mejor remedio para los problemas.

ASÍ PUES, REGRESEN A SUS CASAS, VISITEN A SUS FAMILIARES PORQUE ESTOS LAZOS NO PUEDEN VERSE REEMPLAZADOS POR LAS COSAS MATERIALES.

Síguenos en redes sociales con el hashtag 👉🏼 #8RetosSM.

Articulo completo en: libera.pe

El bienestar de las personas mayores es nuestro compromiso y, por ello, nos interesa presentar todos los hallazgos sobre el cuidado de mayores para que estos puedan gozar de una vida mejor en su última etapa, tanto mentalmente como físicamente.

Que los animales aportan compañía a las personas de su alrededor no es ningún secreto, pero lo cierto es que los beneficios que proporcionan los animales a las personas y, más especialmente, a las personas mayores son numerosos y relevantes. Creemos necesario plasmar estos beneficios ya que pueden resultar de gran ayuda para personas mayores del mundo entero y también para algunos usuarios de nuestro localizador familiar.

El poder terapéutico de los animales puede hacerse visible en distintos escenarios. El primero consiste en tener un animal en el hogar como un perro o un gato ya que solo con su presencia aporta diversos beneficios en las personas. Está demostrado que con su compañía, interaccionar con ellos, cuidarlos o simplemente percibirlos se puede llegar a disminuir el estrés debido a que se estimula la producción de endorfinas en el sistema nervioso central, incrementando la sensación de paz y tranquilidad. De hecho, el Hospital Viladecans afirma esta teoría ya que ha realizado un estudio en el que los resultados resaltan que un 60% de ancianos con mascota cuentan con un estado de ánimo y de salud más favorable, en comparación a los que viven sin animales.

Por otro lado, el segundo escenario del poder terapéutico de los animales se muestra en las Intervenciones Asistidas por Animales de Compañía (IAA) o Terapias Asistidas con Animales (TAA) que tienen como objetivo mejorar la calidad de vida o promover la salud de personas con necesidades especiales mediante la participación de animales de compañía. Esta terapia, también llamada Zooterapia, consiste en estimular y motivar a las personas para que evolucionen en áreas como la comunicativa, social, afectiva, cognitiva o física. Los animales, que son normalmente perros y, en algún caso, caballos deben cumplir una serie de requisitos para que la terapia funcione.

Estas terapias están enfocadas especialmente a personas que padecen enfermedades como la depresión, la ansiedad y trastornos del sueño, además de ser una buena herramienta para disminuir tensiones y para ayudar a personas que sufren cardiopatías, asma y dolor crónico. Vemos que aunque no estén dirigidas exclusivamente a personas de la tercera edad, sí que presentan numerosos beneficios para este segmento de la población ya que ayudan a paliar problemas de salud comunes en las personas mayores. La Universidad Estatal de Georgia y la Universidad Estatal de Idaho han realizado estudios que afirman los beneficios de la terapia con animales domésticos y comprueban, de esta manera, su fiabilidad.

En España ya son diversos los hospitales o fundaciones que implementan el uso de Terapias Asistidas con Animales, complementándolas siempre con el proceso terapéutico existente con anterioridad. El programa de terapia asistida con animales que desarrolla la Unidad de Salud Mental del Hospital de Torrejón de Ardoz (Madrid), en colaboración con la Asociación Yaracan ha presentado hallazgos relevantes como que la terapia con animales aplicada a pacientes con depresión involutiva durante seis meses reduce el tratamiento con fármacos en un 60 % de los pacientes. En distintos hospitales del territorio español también se utiliza la presencia de animales para romper la monotonía del ingreso hospitalario y aumentar, de esta manera, las emociones positivas de los pacientes para que se sientan más seguros, ilusionados, felices. Estas visitas plasman que el vínculo afectivo-emocional que se crea entre paciente y animal es mágico y tan intenso que influye a que la estancia del paciente sea menos dura y permita desconectar.

En definitiva vemos todos los beneficios, además del increíble afecto y compañía, que puede aportar un animal al cuidado de personas y, más especialmente, a las personas con problemas de salud y a los mayores, algo que nos parece crucial y totalmente recomendable para mantener un buen estado de salud o mejorarlo.

 

Síguenos en redes sociales con el hashtag 👉🏼 #8RetosSM.

Articulo completo en: safe365.com