Desde el equipo técnico del Centro Residencial de Rehabilitación, hoy queremos hacer una mención especial para el gran equipo humano que forma parte de este recurso.

La aparición del COVID-19 ha supuesto un cambio en la estructura y funcionamiento del mundo tal y como lo conocíamos, y dentro de los diferentes recursos, como no podía ser de otra manera en una emergencia, ha sido necesario el análisis, la planificación y la realización de cambios en el funcionamiento tal y como lo conocíamos, para poder adaptarnos a la situación disminuyendo los riesgos y ofreciendo la mayor calidad posible en la atención a las personas a las que acompañamos. Agradecer la constancia, la capacidad de adaptación, la profesionalidad, la implicación, la calidad humana en el trato y cuidado a otros. Personas que habéis visto modificadas vuestras funciones, aumento de tareas diarias, menor personal disponible en el día a día… sabemos del cansancio, la incertidumbre, los ahogos y emociones, a veces a flor de piel, lo vemos cada día, lo reconocemos, apoyamos y acompañamos.

Recordadnos unos a otros que estamos viviendo reacciones habituales ante una situación extraordinaria, que excede nuestra capacidad de afrontamiento mientras nos adaptamos a la nueva realidad. Sabemos que detrás del funcionamiento de un recurso residencial existe un trabajo invisible diario. Y lo estamos haciendo bien. Un trabajo que hacemos todas y cada una de las personas que acudimos cada día a seguir ofreciendo la mejor de las atenciones para las personas y familias que confían en nuestro hacer, que ponen sus vidas y las de sus familiares desde la confianza en nuestra profesionalidad. Si esto está siendo posible, es gracias a vuestro esfuerzo.

Es un orgullo estar haciendo posible cada día juntos esta realidad, para seguir acompañando, para seguir atendiendo y entendiendo. Delicada labor diaria el acompañamiento en los procesos de rehabilitación y recuperación y, en esta situación de crisis más aún.

Gracias por todo el trabajo visible, gracias sobre todo por todo ese trabajo invisible. Enhorabuena a todos y todas. Seguimos. Un día más, un día menos.